La lectura hacía el éxito

Muchas veces, nos hemos cuestionado sobre cuál podría ser la clave del éxito, tantas veces y no nos hemos dado cuenta de que un aspecto fundamental para alcanzar dicho éxito, podría encontrarse en nuestras manos, inclusive en nuestra propia casa o habitación. Pocas veces, por no decir ninguna, hemos asociado este aspecto clave con un libro, así es, entre páginas de papel o entre diversas letras y palabras.

Lectura exitosa

La lectura no solamente abre tu imaginación, también hace que tengas un reencuentro con tu ser, con lo que siempre has sido. Las personas que leen ejercitan el músculo de la imaginación, del liderazgo, de la creación y de la búsqueda de cosas nuevas, de dejar eso que hemos oído tanto por ahí “Una propia huella en el mundo”. La lectura también ayuda a que las personas  “sean en el exterior”, es decir, no solamente ayuda a que crezcas como individuo (como ya  hemos oído muchas veces) sino que también ayuda a construirnos como sociedad, con y a partir del otro, nos ayuda  a sociabilizar y “ser” seres más empáticos.

Según la revista Forbes en agosto de este 2018, se expone que la lectura hace mejores Líderes, por ende “Más páginas leídas, sería igual a más liderazgo y por ende, un mejor futuro”. Si se aprende, se desarrollan nuevas habilidades, se descubren talentos que estaban encerrados en jaulas oscuras y frías, pero que por medio de cada letra que llena y alimenta al ser, van conociendo la luz, van saliendo a la superficie, un ejemplo que hace que amemos el conocimiento es la reconocida obra de Roald Dahl “Matilda”, donde una niña logra llenarse de habilidades poco usuales, gracias a la magia que las páginas de los libros le brindaron y ayudaron a ver la belleza que habita en el mundo, no solo lo pensamos los fanáticos y seguidores de esta obra, sino que también es expuesto por Dahl en su obra "Así que la joven mente de Matilda siguió creciendo, alimentada por las voces de todos aquellos autores que habían lanzado sus libros al mundo como barcos a la mar. Esos libros dieron a Matilda un mensaje de esperanza: No estás sola" (Dahl, 1988).

La lectura hace que queramos romper las barreras con nuestro conformismo, hace que no volvamos a juntarnos con nuestra zona de confort, pero ojo “Adquirir este hábito nos hace estar dispuestos a hacerlo todo, sin embargo, el leer hace que también disminuyamos el estrés”.

Veo a la lectura como una medicina, una cura para el alma, para el desespero y para todos esos males que intentan apoderarse de nosotros cada día.

Así que es hora de comenzar  a leer, les apuesto que una vez abran un libro que logre atraparlos, no verán las cosas como antes, al finalizar, cada página, cada portada, se irá fusionando lentamente con la pupila de todos, se irá mezclando con la mente y las ideas, comenzará una nueva travesía que será guiada por la inspiración a crear, a conocer, al ayudar, hoy y siempre les diré: Abran un libro, dejen que su piel entre en contacto con la suavidad de una hoja de papel, de un universo que solamente ustedes entenderán y verán, un lugar que los llevará a dejar su propia huella, ya sea en el papel, en la arena, en el mar o donde su propia voz los quiera llevar.

Rosana García