Los 3 problemas que están impidiendo que tu hijo mejore la comprensión y velocidad lectora


Tiempo de lectura: 5 minutos.

Nos bastó con leer este texto para detectar 3 GRAVES problemas...


Recibimos este comentario hace unos días, cuando le pedimos a una madre que nos comentara sobre "el proceso lector" de sus dos hijos:

“Angela tiene 8 años, su lectura entre palabra y palabra es muy lenta y al final no comprende lo que lee. En cuanto David, mi hijo de 14 años, lee de corrido, sin embargo debe de leer el mismo texto dos o hasta tres veces para lograr entender lo que dice”.
— María Álvarez


Esta mamá se quejaba de la cantidad de tiempo que requieren sus hijos para poder comprenden lo que leen y de la poca motivación que tienen por la lectura. La misma queja que tienen muchos de los padres al iniciar nuestro programa de entrenamiento lector Kufu.

Lamentablemente esto pasa con muchos niños, jóvenes e incluso adultos. Tienen estos problemas por falta de entrenamiento, luego requieren de mayor tiempo para la lectura y se sientes frustrados por no poder leer y comprender más rápido, lo que los hace perder el gusto por la lectura.

Si tus hijos también tienen estos problemas, nuestro objetivo es ayudarte a solucionarlos con este artículo.

Revisaremos los 3 problemas que impiden que la velocidad y comprensión lectora sean eficientes, y para cada uno te mostraremos la forma de corregirlo:

  • Problema 1: Reconocimiento de palabras
  • Problema 2: Precisión lectora
  • Problema 3: Falta de concentración

Nuestro objetivo es que el conocimiento que recibirás en este artículo sea un antes y un después en el proceso lector de tu hijo. Sólo pedimos que hagas dos cosas:
1. Lee hasta el final
2. Toma acción

(Al final podrás acceder a unos regalos especiales )

¿Empezamos? Ok, este es el primer problema...

PROBLEMA 1: Reconocimiento de palabras


Volviendo al caso de Angela, la hija menor de María, deletrear o decodificar cada palabra puede requerirle mucho tiempo y esfuerzo.

Para lograr una fluidez lectora es necesario el reconocimiento de palabras, que es la capacidad de reconocer de manera instantánea palabras o grupos de palabras a simple vista, sin deletrearlas fonéticamente.

Los lectores promedio necesitan ver una palabra de 4 a 14 veces antes de que se convierta en una “palabra familiar a simple vista” que pueden reconocer automáticamente. Los niños que tienen dislexia pueden necesitar verla hasta 40 veces.

Pero ¿Cómo puede Angela lograr esto?

Una de las maneras más rápidas y efectivas para lograr esto, es a través de un listado de palabras de uso común y un Taquistoscopio, que encuentras como obsequio al final del artículo. Para esto, debes de deslizarlo de arriba hacia a abajo a una velocidad continua e ir captando cada palabra, sin leerlas, solo percibiéndolas por su forma. En consecuencia con el uso regular de este ejercicio notaras que es posible reconocer palabras con solo verlas.

¿Pero qué hacer si al leer más rápido confunde las palabras?

Lo responderemos en el siguiente problema...

PROBLEMA 2: Precisión lectora


La falta de entrenamiento en la atención visual y de la agilidad mental a una velocidad de percepción, dificultan la distinción de las palabras parecidas gráficamente pero distintas en su significado, lo que durante la lectura se presta para confusiones, generando regresiones, las cuales hacen lenta la lectura e impiden una buena comprensión del texto.

¿Es posible disminuir o eliminar este problema?

La respuesta es sí, una de las maneras es crear un listado de palabras de similar escritura una al lado de la otra y ubicarlas en forma de columna, luego deslizar el Taquistoscopio de arriba hacia abajo sobre cada columna.

Esto permitirá que el ojo se acostumbre a reconocer y luego leer ambas palabras con una sola fijación, disminuyendo así las regresiones durante la lectura.

Pero si David el hijo mayor de María lee de corrido, ¿por qué tiene una baja comprensión lectora?

Esto se debe principalmente a dos razones, la primera, a la capacidad de diferenciar palabras (problema 2) y la segunda razón la encuentras en el siguiente problema…

PROBLEMA 3: Falta de concentración


A algunas personas les pasa que cuando están leyendo piensan en otras cosas, esto sucede porque están leyendo muy lento. Es como montar en bicicleta, si pedaleamos muy lento, tambaleamos y hasta nos podemos caer. Si el cerebro no está estimulado de la forma adecuada buscará distraerse o dispersarse.

Por ejemplo, si vamos conduciendo despacio no solo estamos concentrados en conducir, podemos ir pensando o haciendo otras cosas, como hablar o comer. Pero si estamos conduciendo un auto de carreras a toda velocidad con curvas cerradas, estamos más concentrados.


Cuando vamos rápido no tenemos tiempo para pensar o hacer otras cosas porque estamos concentrados en conducir. Con la lectura sucede lo mismo, cuando se lee más rápido nos concentramos en la acción de leer y como tenemos una mejor concentración, tenemos mejor comprensión.

Con la siguiente técnica no solo tu hijo va a poder mejorar la concentración si no que va a poder potencializar por lo menos entre un 20% a un 30% su velocidad lectora.

La técnica del Marcador Visual utiliza una guía, ya sea un dedo o un bolígrafo mientras lees y consiste en coordinar tus ojos con tu marcador, de tal manera que veas justo por encima de tu marcador cuando señalas las palabras; es decir señala lo que lees, a medida que aceleres empezaras a leer más rápido y tu concentración aumentará, la razón del porque sucede esto es que a los ojos los atrae el movimiento.

Sabías que cuando leemos el 20% del tiempo lo dedicamos a la comprensión y el 80% restante a los movimientos oculares necesarios para pasar de una palabra a la siguiente y de una línea a otra.

Es por esto que también es necesario entrenar nuestros músculos oculares, para que al leer realicen un movimiento más fluido entre palabra y palabra y así disminuir el tiempo empleado.

Seguramente ahora tienes muchas preguntas en tu cabeza. Esto es completamente normal, porque ha sido mucha información clave, pero ¿Cómo ponerla en práctica?

Queremos que tu hijo aprenda todo lo que necesita,por eso creamos un Workbook de 10 plantillas imprimibles en donde podrá poner en práctica cada uno de los ejercicios enseñados en este artículo con el fin de que pueda potencializar la velocidad y comprensión lectora, además te compartiremos actividades para ejercitar los músculos oculares que también son claves para tener una mayor fluidez durante la lectura.

¿Y si quiero aprender más? Si quieres aprender más sobre cómo mejorar la comprensión lectora de tus hijos, el siguiente paso es conocer nuestro programa de entrenamiento lector Kufu.

Es una metodología única, que consta de sesiones de entrenamiento de tan solo 15 minutos, donde se profundizan estas y otras técnicas de una manera lúdica pedagógica.

Por haberte tomado el tiempo de leer hasta el final, queremos darte esta Única Oportunidad para acceder a este programa de entrenamiento.

Recibe Ahora tus 3 Regalos:

1. Workbook con 10 plantillas imprimibles

2. Taquistoscopio

3. Oportunidad Única para acceder al programa de entrenamiento lector Kufu

¡Sí Quiero Los 3 Regalos!
¡Accede a tus regalos AHORA!