Tips para fomentar el pensamiento crítico en los niños


El pensamiento crítico es la capacidad de analizar, razonar y juzgar la información que recibimos. En los niños esta compentencia también está ahí y no es un proceso lineal que va ligado a la edad, sino con la destreza de extraer conocimiento de los procesos que van experimentando. Puede haber niños con un buen análisis y adolescentes con poca capacidad de este, es tarea de los padres fomentarla desde la temprana edad.

Desarrollar el pensamiento crítico es una habilidad que no solo ayudará al niño a reforzar mejor lo que aprende o a resolver problemas con más facilidad, sino que le permitirá "formar su propia identidad" ya que le concederá ver el mundo desde su propia óptica y sobre esta tomar sus propias decisiones.

Es importante trasmitirle al niño valores fundamentales como justicia, respeto, igualdad, honestidad entre otros, ya que el pensamiento crítico también se basa en valores. Cuando el niño toma una decisión o se forme una opinión sobre algo o alguien tendrá que aplicar la objetividad pero también apelar a sus convicciones y a la ética.

Para fomentar el pensamiento crítico en los niños es importante incentivar la curiosidad, el cuestionamiento y el conocimiento, unas de las maneras para lograr esto es:

Fomentar la lectura. Leer un libro, artículo o revista idealmente que sea de un tema de interés del niño, posteriormente formular preguntas, debatir las diferentes respuestas u opiniones que se den, relacionarlas con hechos y en caso de que se equivoquen, brindarles seguridad y confianza para que tengan una personalidad propia de tal manera que sean responsables a la hora de tomar decisiones.

Cuestionar. Puedes analizar en compañía del niño los anuncios de revistas, periódicos o de la televisión. Pregúntale si ¿Lo que afirman puede comprobarse? ¿Sus argumentos fiables?

Enseñarles a analizar los pros y los contras de una decisión o situación, motivarles a preguntar y cuestionar, y para eso, debemos hacer que se desenvuelvan en un entorno donde fluya la curiosidad intelectual, en donde la lectura juega un papel muy importante.

“Enseñar a pensar es una de las principales tareas de la educación intelectual”

Enrique Rojas